Islas de otro archipiélago. IV y última sesión.

Última Batimetría

«¿Sí? ¿No? Esa no soy yo»

Seminario Islas de otro archipiélago. Poesía española del siglo XX

6 de junio 2018

I

– El día que Mari Trini cantó Esa no soy yo y

mi tía Maribel la escuchaba fumándose un Winston –

– El día que Valerie Solanas disparó sobre

Andy Warhol – El día que las Vainica doble

escribieron La funcionaria –

II

La noche que Gloria Varona escribió

Y no me importa nada para su amiga del alma y su amiga querida

la cantó en Rockopop – a contrapelo – y el público aplaudía a Luz Casal

– Más mujeres que hombres – y Beatriz Pécker lloraba,

nadie sabe por qué –

III

La noche que Pilar Miró terminó de filmar Gary Cooper

que estás en los cielos y brindó con un gin tonic – La noche que Viki Larraz cantó

No controles en Tocata y Christina Rosenvinge eligió interpretar

el video-clip de El souvenirs de Alex y Christina y

hacer separación de Males–

La noche que Alaska y Paloma Chamorro

fueron denunciadas por el obispado de Madrid por presentar

en directo La funcionaria Asesina

La noche que Lidia Falcón cerró Vindicación feminista

IV

La tarde que Martirio cantó

en la tele Estoy mala y mi madre tuvo que pedirle un lexatín a su vecina,

que se tomó otro (por si acaso)

– El día que la madre de mi mejor amiga gritó por

MILLONÉSIMA VEZ

que se iba de casa.

¡Y se fue! –

Entonces, «quién tenga oídos, que oiga; quien tenga ojos que vea», escrito está en el Evangelio según Mateo (13: 9-15)

abril – mayo – junio. La primavera está llegando a su fin y ha traído con ella más lluvias que los últimos treinta años.

Así, las poetas llevaron al final del franquismo y la llamada transición, un movimiento que interesa: el del final del patriarcado y la libertad femenina.

Cantantes y cantautoras como las Vainica doble –dúo formado por Gloria van Aerssen (1932-2015) y Carmen Santonja (1934-2000)–; Mari Trini (1947-2009), María del Mar Bonet (1947), Cecilia (1948-1976), Ana Belén (1951), María Isabel Quiñones (1954), conocida como Martirio, Luz Casal (1958), Viki Larraz (1962) María Olvido Gara Jova (1963), conocida como Alaska, y Christina Rosenvinge (1964) muestran junto a las poetas la falta de crédito femenino en un sistema social que se desmorona junto un deseo de trascendencia que rompe y cuestiona los límites de lo pensado y lo pensable.

Hemos llegado al final, mas Se advierte. No toda la experiencia femenina es historiable. Por eso, la poesía del siglo XX no se deja atrapar de un golpe ni del todo por eso trae con ella sentidos de libertad y trascendencia que son irreductibles.

Se trata de una trama infinita de prácticas atadas a la relación entre mujeres y escritura y que enseña la importancia del orden simbólico en nuestra vida. Orden, que es el orden de la lengua y el sentido, posibilidad de transformación y trascendencia, que nos pone en relación o nos desata cuando hablamos de aquello que nos estorba o pesa.

A saber. Ha escrito María Zambrano que algo sea trascendente significa que «no acaba dentro de sí, que traspone los propios límites.» Capacidad que el movimiento de mujeres, el feminismo y la poesía del siglo XX han puesto en juego en la historia.

Texto firmado por Nieves Muriel

Poeta e investigadora

especialista en literatura y feminismo.

Nos vemos para esta última sesión

el día 6 de junio 

a partir de las 19:30 de la tarde.

En Ubú Libros

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s